IU advierte que la declaración de ruina del San Juan de la Cruz demuestra que no se pretende construir a medio plazo nada nuevo en el solar

Además, los argumentos para la ruina son torticeros e inconsistentes

Nota de prensa Izquierda Unida 16-01-2015

El Grupo Municipal de Izquierda Unida, tras analizar el expediente de ruina (R6/2014) del antiguo colegio San Juan de la Cruz (en la Rondilla), promovido por Paula Roch (Directora Provincial de la Tesorería de la Seguridad Social en Valladolid), considera que quedan manifiestamente claras las siguientes cuestiones: 1ª) Que la declaración de ruina pretende únicamente su derribo inmediato, pero demuestra que no existe intención alguna de construir a medio plazo nada nuevo en el solar. 2ª) Que los argumentos ofrecidos por la Seguridad Social para promover la declaración de ruina son totalmente inconsistentes.

 1. En efecto, preguntémonos: ¿por qué se promueve el expediente de ruina de este edificio? Está vacío y no es objeto de catalogación alguna. Podría demolerse y construirse inmediatamente después un nuevo edificio. ¿Por qué, entonces, la declaración? Sólo porque no se quiere construir nada a medio plazo. Es algo que en la memoria del “Dictamen sobre la situación de ruina” se dice expresamente, haciendo alusión al artículo 51 del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) vigente, en el que “la demolición de un edificios (…) se considera como una fase del proyecto de sustitución”. No podría, por tanto, tramitarse su derribo de manera independiente del proyecto de un nuevo edificio, “salvo la declaración de ruina” (mismo artículo).

 Es decir, que se pretende demoler el edificio sin que haya ningún proyecto de ningún nuevo edificio. Se trata, por tanto, de dejar limpio el solar cuanto antes, para evitar cualquier nueva propuesta de utilización del mismo por parte de ninguna entidad o colectivo social. Y eludir, a su vez, las obligaciones de mantenimiento decente del edificio (en condiciones aceptables de seguridad, salubridad y ornato, como exige la ley). Repetimos: en ese mismo dictamen se puede leer que ningún “proyecto de sustitución está redactado” (página 40).

 2. Por otra parte, la ruina “económica” se basa en calcular el coste de las obras necesarias para devolver el edificio al uso previsto. Si tales obras superan el 50% del valor del edificio, se declara en “ruina económica”.

Pero para decidir qué obras son necesarias se aplica una fórmula a todas luces inaceptable. Pues considera que el edificio debe volver a plantearse como colegio, y las “exigencias actuales en cuanto a funcionalidad, habitabilidad y accesibilidad (…) invalidan la distribución interior existente, por lo que cualquier actuación para recuperar la actividad colegial pasaría inevitablemente por el vaciado interior”. Es decir, que del edificio actual únicamente se aprovecharían “las fachadas y la estructura”. Ni la cubierta ni la tabiquería interior ni nada de nada. Solo fachadas y estructura. Y así, obviamente, se llega sin ningún problema a la ruina económica, pero de forma torticera. Pues nada hay en el PGOU que obligue a utilizarlo como colegio, pues su calificación es de “EQ.Ga”, equipamiento general público. No equipamiento “escolar”, sino equipamiento “general”.

 3. Una vez más nos encontramos con administraciones públicas comportándose como los peores propietarios. Porque si solo se condiciona el uso a que sea dotacional, es evidente que se pueden aprovechar muchos más elementos del edificio existente. De hecho en el dictamen se dice expresamente (más de una vez) que “a simple vista no se detectan patologías que comprometan la estructura del edificio” (p. 31 del Dictamen), y que “no se han producido hundimientos, ni grietas o deformaciones considerables del edificio, por lo que estructuralmente no existe peligro de desplome del edificio” (en “Conclusiones”). Hay, por tanto, un edificio en condiciones más que aceptables para ser reutilizado con destino a usos de “equipamiento general”. Con lo que la ruina económica muy probablemente decaería.

 Sin embargo, ni el Ayuntamiento desde hace 15 años ni la Tesorería de la Seguridad Social ahora están cumpliendo con el deber de conservación, y están, con su pasividad, provocando el deterioro y la próxima ruina. También en el Dictamen se hace referencia a este hecho: el “precario estado” del edificio es “debido al abandono del centro” (p. 31). Se han comportado como los malos propietarios de casas antiguas que han destruido el legado inmobiliario, impulsando la ruina. De manera que en el expediente se pone de manifiesto el descaro de la Administración (local y central, Ayuntamiento y Seguridad Social) en lo que se refiere a este centro, sus malas condiciones de conservación y el impulso del deterioro.

 4. IU quiere recordar, por último, el papel de la Asociación Vecinal Rondilla, que ha mantenido siempre una postura crítica con la postura del Ayuntamiento y la Seguridad Social, denunciando el abandono interesado del colegio, y haciendo propuestas para su rehabilitación y aprovechamiento.

 Manuel Saravia

 

 

 


Crónica de un debate por la Alcaldía de Valladolid

Taller de entrenamiento para entrevistas laborales.

Convocatorias


Asamblea General Extraordinaria




Galería Enlace Documento Memorias Fiestas Boletin informativo Fundación Rondilla Asociación Participación Ciudadana Urbanismo y Vivienda Prensa Medio Ambiente Antenas telefonía Cultura Educación Cross Movilidad y aparcamientos Comunidades Consumo San Juan de la Cruz Historia Movimiento vecinal Tasa de basuras Sugerencias y Reclamaciones Huerta Vecinal sanidad pleno ayuntamiento incorpora punto formativo Flying Tiger Copenhagen Infancia Juventud